Una década en comunidad con el arte

En todo el mundo la gente más linda es la que sueña. Proyectar es, de alguna manera, soñar. Por eso nos sentimos parte de tus sueños, de tus proyectos.
Somos de los que creen que la ciudad tiene alma. Que los edificios y las calles son capaces de emocionarse, que pueden sentir.
Por eso decimos que el destino más noble para nuestro trabajo es el de despertar emociones, aún en aquello que no están acostumbrados a sentirlas. Cuando la cerámica emociona, Weber está detrás.